Sabed que esa pobre viuda ha echado más que nadie

Lecturas de la liturgia