¡Dichosos vuestros ojos, porque ven, y vuestros oídos, porque oyen!

Lecturas de la liturgia