Si estuvierais ciegos, no tendríais pecado, pero como decís que veis, vuestro pecado persiste

Lecturas de la liturgia