Nadie conoce al Padre sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar

Lecturas de la liturgia