Cuando ayunes, perfúmate la cabeza y lávate la cara

Lecturas de la liturgia