Si alguno no os recibe o no os escucha, al salir de su casa o del pueblo, sacudid el polvo de los pies

Lecturas de la liturgia