¿Para qué os sirven los ojos si no veis, y los oídos si no oís?

Lecturas de la liturgia