Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera

Lecturas de la liturgia