El que no renuncia a todos sus bienes, no puede ser discípulo mío

Lecturas de la liturgia