No necesitan médico los sanos, sino los enfermos

Lecturas de la liturgia